Hoy es nuestro último día en Asia y muy pronto  volveremos a Europa. La decisión de terminar este viaje ha venido como algo natural, ha sido parte de un proceso. Cuando empezamos esta aventura queríamos sumergir y conocer todo sobre estas culturas tan ricas y diferentes , pero  después de cierto tiempo nos dimos cuenta de que esto ya no era suficiente y sentimos la necesidad de ser útiles y darles algo en troca, fue cuando decidimos hacernos voluntarios (y en esa pequeña ciudad que es Sapa aprendimos mucho más sobre la cultura de Vietnam que viajando por un país entero). Si siguiéramos viajando probablemente esta jornada continuaría evolucionando y transformándose con nosotros. Pero el presupuesto es limitado, el futuro es incierto, y volver a reconstruir nuestras vidas nos pareció ser el proyecto correcto para asumir en este momento.

Pero aunque entendemos que es hora de prepararnos para volver a la vida profesional, despedirnos de aquí no es fácil. Este viaje ha sido un gran regalo de  la vida, y como alguien nos dijo, hemos podido vivir diferentes vidas en un corto período  de tiempo.  Aquí descubrimos y aprendimos sobre tantas cosas distintas, pero principalmente redescubrimos a nosotros mismos.  Estar fuera de nuestra burbuja nos ha ayudado a acordarnos de que la vida y los papeles que hemos elegido y asumido son una condición y no la definición de lo que somos. Es estar, no es ser.  Podemos seguir viviendo nuestras vidas como antes, o podemos cambiarlas, las dos opciones están perfectamente bien.  Pero nunca debemos estar prisioneros de una idea limitada de nosotros mismos.  Y es que podemos ser tantas cosas distintas y podemos vivir la misma vida desde diferentes perspectivas. Y debemos reconocer y aceptar nuestra naturaleza mutante (y claro, ser flexibles para adaptarnos a los cambios del mundo exterior, ya que nos es todo sobre nosotros mismos).

Terminamos ese viaje sintiéndonos agradecidos por haber conocido a todas las personas interesantes y amables que cruzaron nuestros caminos, por haber vivido todos esos choques culturales, por haber pasado por todos los acontecimientos inesperados de los últimos meses. Todo eso nos ha enseñado muchas cosas y son parte de lo que somos ahora y van a ser parte de lo que vamos a ser en el futuro.