Cuando viajamos nos gusta vivir el lugar, comer y hacer lo que hacen los locales, mezclarnos con las personas y sentir, aunque sea ilusorio y temporal, que somos también de ahí.Por supuesto que no en todos los sitios conseguimos pasar desapercibidos, especialmente en Myanmar. Pero estar ahí metido, nos hace sentir que somos todos parte de lo mismo, y que lo único que nos hace diferentes felizmente son nuestras culturas.

Siguiendo esta premisa, cuando estuvimos en Yangon hicimos un paseo muy chulo y recomendable: coger la línea circular de tren. Empezamos el recogido que dura alrededor de 3 horas en el centro de la ciudad y de ahí fuimos hasta los alrededores. En este tiempo ves cantidad de personas bajando y subiendo al tren, gente que se va al trabajo, que se va a casa, que se va de paseo, vendedores de frutas y agua, monjes budistas que están de pasaje. Están leyendo su periódico, echando la siesta, mirando la ventana y, por qué no, mirando a su móvil. Lo único que tienes que hacer es sentarte y apreciar como trascurre la vida en este lugar…

TrainTrainTrainTrainTrainTrainTrainTrainTrainTrainTrainTrainTrainTrainTrainTrainTrainTrainTrainTrain

Si algún día estáis ahí y queréis hacer el recogido, cuesta muy poco (menos de 1 dólar por persona). El tren lo puedes coger en las plataformas 6/7 en la estación de tren del centro de Yangon y el ticket lo pillas en la misma plataforma.